Blog Foroenergías

Este es un sitio dedicado a todos quienes tengan interés en las Energías Renovables. Nuestra misión es informar sobre todo lo que está pasando en este ámbito, con el fin de que las personas se interesen cada vez más en estas alternativas energéticas.

Comienzan obras del nuevo sarcófago para la central nuclear de Chernobil

>> 18 de abril de 2012

Fuente: EFE Verde


Los trabajos coinciden con el 26 aniversario del accidente en la planta nuclear de Chernobil en Ucrania, que en 1986 fue escenario de la mayor catástrofe relacionada con el uso pacífico de la energía atómica.

El sarcófago protector, construido en acero y hormigón por el consorcio francés (Novarka), consiste en un arco de 105 metros de alto, 150 de largo y 260 metros de ancho destinado a garantizar la seguridad del reactor siniestrado.

Las primeras vigas de acero, procedentes de Italia y con un peso de 149 tonaledas, llegaron a finales de marzo vía ferrocarril; y otras mil toneladas arribarán en una segunda remesa por tren y mar. En total, se necesitarán más de 20.000 toneladas de acero.

Los elementos se colocarán en rieles de hormigón construidos a tal efecto para ser deslizados hacia el edificio del cuarto reactor.

Las obras del nuevo sarcófago se remontan a 1992, cuando las autoridades ucranianas se plantearon convertir la primera cubierta instalado sobre el reactor destruido en un sistema ecológicamente seguro.

En el proyecto se incluyeron zonas de desactivación, fragmentación y empaque, esclusas sanitarias y talleres, entre otros sectores, y el sarcófago, con un periodo de vida útil de cien años, contará con sistemas de control de seguridad de última generación.

En abril de 2011, una conferencia de donantes celebrada en Kiev recaudó 550 millones de euros para garantizar la seguridad de la clausurada central nuclear.

Por su parte el G8 se había comprometido a completar la financiación del sarcófago, a la que contribuirían Italia, Japón y Canadá.

Con anterioridad -desde 1997- se han celebrado conferencias de donantes para recaudar fondos destinados a reforzar el sarcófago que cubre el cuarto reactor, que sufre un rápido deterioro pese a haber sido diseñado para una vida útil de treinta años.

En 2005 se iniciaron unas obras de apuntalamiento y en 2010, comenzaron las obras de construcción de otro sarcófago, el segundo, sobre el accidentado cuarto reactor.

El denominado "nuevo sarcófago seguro" se prevé que garantice la seguridad de la planta durante el próximo siglo.

Ucrania ha prometido que su construcción terminará en 2015.

Este último país y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) lograron recaudar la pasada semana 550 millones de euros para el sarcófago y otros programas de desactivación de Chernóbil, 190 millones menos de los necesarios.

En declaraciones a Efe, el primer ministro ucraniano, Nikolái Azárov, ha asegurado que "renunciar a las tecnologías nucleares es como prohibir los ordenadores".

No obstante, según una encuesta divulgada la pasada semana, casi un 70 por ciento de los ucranianos es contrario a la construcción de nuevas centrales nucleares y un 39,4 por ciento considera que las actuales plantas son peligrosas.

Ucrania se propone desactivar por completo la planta y el territorio adyacente para 2018 y "enterrar para siempre" las 200 toneladas de combustible nuclear que aún están almacenadas en la central.

El cuarto reactor accidentado de Chernobil esparció hasta 200 toneladas de material con una radiactividad de 50 millones curies, equivalente a 500 bombas atómicas como la lanzada en Hiroshima.

Todo lo relacionado con la seguridad nuclear ha vuelto a la actualidad tras el accidente en Fukushima (11 de marzo de 2011), donde, según algunos expertos, se necesitará la construcción de un sarcófago similar al de Chernobil para garantizar la seguridad en la zona.

Ucrania ha calculado en 180.000 millones de dólares las pérdidas causadas por el accidente en la planta.

Construida en los años setenta a 16 km de la frontera con Bielorrusia, Chernóbil era la mayor planta nuclear soviética, con cuatro reactores operativos y dos más en construcción, todos ellos del tipo RBMK. Diseñados para una doble función -producir energía y a la vez plutonio para uso militar-, presentaban graves problemas de seguridad.

Dada la necesidad de extraer con frecuencia los tubos de combustible, carecían de un sistema de contención que impidiera la dispersión del material en caso de accidente. A ello se añadieron problemas en la refrigeración, el uso de grafito y la posibilidad de hacer funcionar la planta con los sistemas de seguridad desactivados.

En las hipótesis sobre las causas del accidente se aúnan el error humano, el mal diseño del reactor y la realización de una prueba de seguridad.

La nube radiactiva alcanzó primero Bielorrusia y continuó hacia Escandinavia, Europa Central (principalmente Austria y Alemania) y el Reino Unido, entre otros.

Según cálculos de expertos ucranianos, el accidente se cobró la vida de más de 100.000 personas, aunque organizaciones ecologistas elevaron la cifra hasta 200.000.

La radiación continúa afectando a miles de habitantes de Bielorrusia, Ucrania y Rusia, donde se halla el 70% de los casi 200.000 kilómetros cuadrados de terrenos contaminados.

Fuente: EFE Verde

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

Buscar este blog

contador de visitas

Nuestros visitantes

  © Procrea comunicaciones Simple n' Sweet by diseño 2010

Back to TOP